LA EXCESIVA ESTABILIDAD LABORAL Y LA CARA DE PENDEJOS

La palabra “PENDEJO”, refiere a personas tontas, pusilánimes o jóvenes adolescentes.

La palabra “MILLENIALS”, nace de un trabajo escolar, de dudosa validez científica propuesto por los historiadores aficionados de origen norteamericano William Strauss y Neil Howe en los años noventa del siglo XX.

LA EXCESIVA ESTABILIDAD LABORAL Y LA CARA DE PENDEJOS

La serie de foros y conversatorios que tratan sobre el futuro del “trabajo” en el Ecuador, le han dado espacio a un grupo de personajes que han traído al debate argumentos forzados, endebles, carentes de rigor científico o legal y tengo la sensación que creen que los ecuatorianos somos “una manga de pendejos”.

La mayoría de los medios de comunicación se limitan a difundir de forma acrítica que raya en la irresponsabilidad una serie de razonamientos sobre el mundo laboral del siglo XXI y están de “moda” una serie de propuestas traídas de los cabellos, absurdas e irresponsables y pocos son los comunicadores que realizan el análisis crítico, lúcido y frontal de una problemática que afecta de manera directa a las personas, a las familias y que ponen en riesgo a la misma sociedad en su conjunto.

Por esta razón debo resaltar la posición crítica de los periodistas Fabricio Vela y Alexis Moncayo, quienes de manera frontal analizan, confrontan y abren al debate público el problema del trabajo en el Ecuador vs las propuestas “atípicas, postmodernas y naif” de los pseudo-expertos del mundo laboral.

¿LOS ECUATORIANOS DEBEMOS TENER LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

Me llama la atención la manera como en el Ecuador algunas personas reaccionan de forma enfermiza y violenta sobre todo en las redes sociales cuando opinan sobre casos de conocimiento público como por ejemplo el quebranto de salud y muerte del Dr. Julio César Trujillo  o cuando opinan en temas intrascendentes como la manera de vestir de la Prefecta de la Provincia de Pichincha Abg. Paola Pabón el día de su posesión o cuando somos testigos de los dislates de fanaticos regionalistas del guayaquileño Illingworth respecto a la ciudad de Quito, me obligan a preguntarme:

 

¿LOS ECUATORIANOS DEBEMOS TENER LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

Frente a esta situación controversial se contrapone el peso del artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1949) donde establece que "Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión", pero que de frente a los hechos, está la posición del escritor y filósofo italiano, Umberto Eco, quien sostiene que el Internet, en particular las redes sociales "les dan el derecho de hablar a legiones de idiotas", generando una "invasión de imbéciles".

Las evidencias indican que como pueblo NO hemos desarrollado las destrezas necesarias para manifestarnos de manera respetuosa y amplia, sino que desnudamos en nuestras expresiones las limitaciones producto de la ignorancia, la reacción visceral, acomplejada, incompleta, resentida o interesada en búsqueda de réditos políticos, económicos de cualquier índole, no siempre transparentes u honestos.

Sin embargo ¿LOS ECUATORIANOS DEBEMOS TENER LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

Minga comunitaria en el Barrio San Felipe - Tulcán

 

Minga comunitaria en el Barrio San Felipe de la Ciudad de Tulcán

Más artículos...