Entramos en el “juego democrático”  donde los candidatos tienen la oportunidad de  “proponer” y  los electores tenemos la posibilidad de “de escuchar y decidir”.

 

DE CARA A LAS ELECCIONES SECCIONALES

 

En el Ecuador, el martes 07 de enero se inició la campaña electoral  para los comicios seccionales que se efectuarán el 23 de febrero del año 2014. 

Entonces los ciudadanos  entramos en el “juego democrático”  donde los candidatos tienen la oportunidad de  “proponer” y  los electores tenemos la posibilidad de “de escuchar y decidir”, en una campaña  electoral que es un esfuerzo planificado y organizado para influir en la decisión popular sobre quienes deberán presidir los gobiernos seccionales.

  

Como elector espero que la variedad de mensajes de las diferentes corrientes políticas tengan algunas características como:

    • Que sean expresados  de manera sencilla, que den respuesta a las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos, que se puedan concretar en razón del alcance político de cada candidato
    • Que tengan un compromiso colectivo y cívico que ayude al ciudadano a acercase al recinto electoral  y consigne su voto por que desea apoyar una propuesta clara, factible, saludable y pertinente, superando la obligación legal  de hacerlo y lo comprometa para construir una democracia participativa
    • Que sean aportes para la búsqueda del bien común y que como es obvio habrá un solo ganador, este podrá contar con un cúmulo de ideas validas de quienes hayan participado de la contienda.

  

Así mismo como elector espero que los candidatos NO apelen a prácticas electoreras que ensucian, prostituyen y desdibujan el quehacer democrático como:

    • Ocultar los deseos de utilizar los puestos de representación popular para satisfacer ambiciones reñidas con el  “servicio público“,  honesto, inteligente, decidido y plural
    • Disimular la falta de preparación académica, visión política o de futuro, con discursos demagógicos, llenos de violencia, carentes de significado y que provoquen la división de la comunidad
    • O pretender ganar los votos con los consabidos “regalos de campaña”,  insultantes para la identidad carchense.

  

Jorge Mora Varela