La campaña electoral es una contienda cívica con todos los elementos que la han convertido en un ESPECTÁCULO popular, donde nos preguntamos.

 

¿POR QUIENES VAMOS A VOTAR?

 

COMO ELEGIBLES ESTÁN:

  • Los que se han preparado y quieren ser y NO tienen padrinos.

  • Los que tienen SI los tienen, pero no tienen ni la preparación ni el carisma necesario.

  • Los que creen que deben ser, porque han hecho méritos en el partido, pasaron años haciendo carteles, llevando gente a las concentraciones, poniendo el carro para las caravanas, gritaron sin cesar y llevaron su bandera política como una religión y creen que es el momento de ser “ungidos”

  • Los que quiere el pueblo, porque aparecen en la TV, porque son famosos, porque juegan en la “selección”, porque “Sí”, sin razón aparente.

  • Los hijos de los ex, porque ellos nacieron dentro y conocen los intrincados senderos del poder.

  • Los que antes ya lo fueron y se sienten llamados a volver al poder.

  • Los que deben ser por su vocación, preparación y convocatoria popular.

 

DENTRO DE LOS ELECTORES, ESTÁN:

  • El grupo de ciudadanos a quienes no les interesa la política y por ende, le dedican poco tiempo.

  • Los que piden que el candidato los divierta y al final les den información en forma de pastilla y si vienen con una camiseta con la imagen del candidato, un esferográfico, o con víveres MEJOR.

  • Los que esperan elegir al mejor grupo de personas posible.

 

EN ESTE CONTEXTO LOS CANDIDATOS DEBEN CUIDAR:

  • Su apariencia personal, el lenguaje verbal y no verbal; deben proyectar energía y estado de ánimo positivo.

  • Aparecer juveniles y “espontáneos”, sonreír y saludar con todos, besar niños, visitar los barrios olvidados, ponerse botas, sombrero, poncho, parecer ecuánimes, inteligentes y oportunos.

  • Sobre todo los candidatos deben proyectar una imagen fiel a su ser, para ser elegidos por lo que son y no por lo que parecen.

 

Jorge Mora Varela