En Venezuela, parece imponerse LA IMBECILIDAD colectiva, la de aquellos que porfían por mantenerse en el poder a pesar de su rotundo FRACASO o la de aquellos que por llegar a él, no miden el RIESGO DE MUERTE de su propia gente, si ellos mismos piden la entrada del imperio que asesina en nombre de la libertad. Un llamado urgente a la cordura al pueblo venezolano.

 

 

VENEZUELA, PARA QUIEN TENGA LA INTELIGENCIA Y LOS COJONES

 

La historia del Ecuador, de finales del siglo XX y los inicios del siglo XXI debería servir de ejemplo para reinventar a Venezuela.

La adopción del dólar en la vida de los ecuatorianos, eliminó los peligros de la hiperinflación, que sumada al precio de las materias primas en el mercado internacional, permitieron la estabilidad política y el crecimiento económico.

Que bien podría ser Maduro, Guaidó o cualquier otro

Que sea capaz de entender que no es problema de obediencia ciega de la Constitución, sino de los problemas estructurales del país.

Me gustaría que Venezuela, sea gobernada por quien tenga el coraje para eliminar el Bolívar como su moneda y la cambie por una divisa fuerte.

Para quien pueda reexpresar los precios de los combustibles y de los artículos de primera necesidad al nivel de los precios en los países vecinos y de esta manera terminar con el desangre de los recursos y la corrupción producto del contrabando.

Para quien permita los libre emprendimientos familiares con seguridad y en libertad.

Para quien tenga la capacidad para reinvertir en la recuperación de sus recursos estratégicos.

Quien tenga el convencimiento y la fuerza para:

Disminuir el tamaño del ejército.

Para retirar las armas que están en manos de la población civil.

Para quien tenga el coraje de librarse de sus sanguijuelas, entendido como (Personas o países que se aprovecha de otra, explotándola o apoderándose de su dinero o de sus recursos).

Para quien trabaje para que la economía venezolana sea sostenible y sustentable,

Para quien aprecie el valor de la libertad y de la autonomía,

Para quien sea capaz de vivir sin la dependencia enfermiza y peligrosa de las potencias económicas, que tienden a anular y a abusar de los países a los cuales dicen apoyar y “ayudar”.

Deseo que Venezuela sea para los que sean capaces de reinventarla, sin muletas, sin dogmas, sin padrinos y sin vividores.

Por estas razones en VENEZUELA, NO debe haber espacio para la intervención de los TRUMP, los PUTIN, los CHINOS, los CUBANOS, los COLOMBIANOS, la UNIÓN EUROPEA, ni los ECUATORIANOS, ni nadie que no sean los VENEZOLANOS.

 

Jorge Mora Varela