El Carbunco - Mira

 

El Carbunco

Parroquia: Mira

Una noche muy oscura, cargado mi pala, fui a ver el agua de rie­go, porque estaba de turno; Ha­cía frío y el poncho no me calen­taba lo suficiente. A lo lejos vi una luz muy brillante que se me acercaba muy despacio.

Guagua Auca

Guagua Auca

Parroquia: Mira

En el caserío de Pisquer había una familia en la que el padre era borracho y todos los días salía a Mi­ra a la cantina y regresaba a altas horas de la noche completamente bo­rracho a maltratar a su esposa y a sus pequeños hijos.

 Quebrada Honda donde aparece el Guagua Auca.

Una de tantas noches en que regresa­ba a caballo a su casa, en el sector de la Quebrada Honda se encontró a la vera del camino con un bulto en el que se ha­llaba envuelto en pañales. Era un peque­ño y hermoso niño que lloraba sin con­suelo, entonces lo tomó en brazos y lo subió al caballo para llevarlo a su casa, en ese momento el niño calló su llanto.

Los Cagones

 

Los Cagones

Parroquia: Mira

Los Amantes. Óleo sobre lienzo. Darwin Mafia.

Un día como a eso de las seis de la tarde, estaba atravesando un "paso" cuando vi que un animal muy raro, pero con un extraño parecido a perro y perra uncidos. Tenía cara de hombre y de mujer, y me empe­zó a atacar, envolviéndose entre mis piernas, con el fin de hacerme caer a la quebrada.

Pero como yo siempre llevo acial porque soy arriero, lo descargué mu­chas veces con toda mis ¡ras sobre el extraño ser. Le había golpeado tantas veces como mis fuerzas me permitían, hasta cansarme.

Al verse vencidos los cagones de­cían: iAyayay, por vos comadre, ayayayi ¡ Ayayay, por vos compadre, ayayayi Ya derrotados estos seres se desu­nieron como por encanto y tomaron ca­minos diferentes, uno se iba para arriba y el otro para abajo.

El Duende

El Duende.

Parroquia: Mira

Los duendes del Carchi son melódicos y enamoradizos: les encanta la música y son bailarines. Por eso viven cerca de las cascadas, donde permanecen en sus mágicas celebraciones hasta que un desprevenido los alcanza a mirar. Más, viven en sitios inaccesibles y que son, según los abuelos, "pesados", es decir que tiene una densidad extraña que pone la carne como piel de gallina. Cuando alguien los ve no pasa nada. Pero cuando un duende o una duenda mira primero, inmediatamente la persona queda "enduendada".

Por este motivo, acuden a sus llamados en lo que se denomina las malas horas: seis y doce de la mañana, tarde y noche. Aparentemente son atraídos por la maravillosa música que entonan y los duendes como en todo el mundo son traviesos. Les colman de obsequios y de pasteles, pero cuando el "enduendado" llega feliz a su casa, las tortas son en realidad, majada de ganado, aunque el encantado siga insistiendo lo contrario.

A diferencia de los duendes de características indígenas, como el chuza longo que vive en la Sierra Central y que es un tanto sátiro, los duendes de la zona de Mira son más bien juguetones. Su rostro no tiene verrugas y son hermosos. Las duendas, según dicen, tienen la cabellera larga. La música es de apariencia celestial, porque según se comenta los duendes son espíritus, mejor dicho, ángeles caídos en desgracia y que tocaban el los Coros Celestiales. Son enemigos de los perros a quienes provocan muertes misteriosas.

Más artículos...