Que no quiero desquererte,

amor mío,

que no quiero desvanecerme

con un suspiro.

 

Que no quiero pedirte mis besos

ni mi cariño,

que no quiero escribir en versos

este delirio.

 

Pero quiero seguir en la locura

de cabalgar vientos y misterios,

quiero quererte con los cantos de la luna

y con los sacros arcanos de los monasterios.

 

Por: Miguel Ángel Bolaños Vela (Ángelus)