A medio camino de tu encuentro

la lluvia de las dudas moja mis libros,

se desata la historia de un extraño cuento

que perdurará por muchísimos siglos.

 

Los respiros de la noche viven

como las llamas eternas de un amorío,

y Merlín en mis pasos locos escribe

un destino extraño, oscuro, sombrío.

 

 

A medio camino de tu encuentro

y ya me siento inmerso en la eternidad,

¡qué dicha la mía es esta que siento!

en medio de esta nada y mi tranquilidad.

 

Secretos tuyos y míos que beso

mientras nadie despierta del idilio,

el mundo muere en el pasado y yo regreso

al universo de amores y dulces martirios.

 

A medio camino de tu encuentro,

Bondadoso Padre, yo me miro,

como un habitante más de Tu Pueblo

o como un orate mártir en desatino.

 

Por: Miguel Ángel Bolaños Vela (Ángelus)