SOLILOQUIO DEL MISTERIO

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Y así cuando el padre trueno habló durante la tormenta, comprendí que ser un hijo de Dios me confiere la potestad de volverme un viento sobre el mar oscurecido, furioso, soberbio y enfrentado con los cielos llenos de electricidad y misterio.

 

¿Qué diría mi diosa de cabellos negros cuando me mire corriendo sobre las aguas apasionadas? Quizá que nací para ser eternamente la Luz, el Poder y la Fuerza que sustentan a los universos.

 

Cuando Lemuria se perdió, nosotros, Los del Color de la Luna, dormimos en el silencio de la historia, bogando entre las aguas ya febriles, ya mansas; protegiendo los arcanos del dios de las mil risas.

 

Los dragones venían con nosotros a la danza con la música de las esferas, para recordar que el Gran Espíritu ha alimentado nuestras esencias. Fuimos los amantes del infinito, de los espacios eternos y los viajes hacia sitios más ocultos.

 

 

Inmortales desde el principio sin principio del tiempo, dioses antiguos y hermanos de las preciosas estrellas más brillantes. Así fueron, son y serán nuestros espíritus, nuestras llamas y nuestros cuerpos.

 

Ahora estoy en una tierra de frío y encantadoramente hermosa, cuya magia me encierra dulcemente entre pajonales y lagunas sagradas: mi nueva Arcadia.

 

Mi lenguaje no es inteligible en este mundo, mis palabras provienen del misterio entre risas y analogías. El velo de Maya lo he levantado y no buscaré darlo a conocer a quienes aún no están preparados para ver el otro lado del silencio; mas, busco reunir los trozos de mi corazón desperdiciados en las ilusiones que me facilitó el sueño de cualquier mortal.

 

Es de locos pensar como yo pienso, y pocos somos los locos que andamos bogando con el dios de las mil risas. Acá en la frialdad del páramo nos cobija la sombra del suspiro de Chuil, el Merlín del pueblo Pasto.

 

Cuando el viento sea de fuego y la tierra desencadene su hambre de sangre, nosotros bailaremos al son de la danza iniciática en las esferas. La auténtica realidad será visible con su propia luz que cegará aún más a los ciegos porque ellos se niegan a Ver.

 

Y recordaré quizá con mi cuerpo en la tercera vertical, que mi perdida Lemuria me enseñó a permanecer en la Primera Ley, fiel a mí mismo, fiel al Absoluto, Wakan Tanka.

 

A través de aquello que se le denomina tiempo, las ruedas espirales han marcado las señales de los últimos tiempos, el círculo de la inmortalidad se está dibujando al pié de los magos, con el sello sagrado del reflejo de Dios.

 

Por: Miguel Ángel Bolaños Vela (Ángelus)

Nuestra Tienda

Compra en:

Contador de Visitas

2371155
Hoy
Ayer
Esta Semana
La Pasada Semana
Este Mes
El Pasado Mes
Todos los días
5410
3599
11153
2338561
67812
93227
2371155
Tu IP de Conexión: 54.224.100.134
La Fecha: 2018-04-25
 
Copyright © 2018 © TulcánOnline 2015. All Right Reserve.
Partner of Joomla Perfect Templates