A mi padre

A MI PADRE

“Porque a veces olvido que no eres inmortal”

 

A veces olvido que no eres inmortal,
porque me has enseñado a hacer inmortales los momentos,
me das alas para volar, aunque no me sueltas completamente,
entonces me abrazas con fuerza y me pides que no me vaya más lejos,
porque el tiempo para ti corre más de prisa y
si me pierdo no podrás ir a buscarme.

 

Las Cosas Que Odio.

Las Cosas Que Odio.

 


Insististe para que el dormitorio apuntara al amanecer,
sembraste un árbol debajo de la ventana,
quemaste el desayuno cada mañana a las 6,
limpiabas mal,
tardabas demasiado en la ducha
nunca aprendiste a tender la cama,
tu música siempre estaba muy alta
tu risa ahuyentaba a los perros
pasé años intentando que aprendieras los modales de las damas
y cuando por fin me rendí,
tu te fuiste… 

Un Día

Un Día

 

Salí tempranito y me volví frío,

anduve un rato hasta que me convertí en tiempo,

te busque en la esquinita y fui esperanza,

llegó el bus y de pronto fui tan pasajero como cualquiera.