BASTA UNA IDEA

Valoración del Usuario:  / 1

BASTA UNA IDEA

 

Jorge Mora Varela,

presenta una poesía que desnuda la clave del poder de los manipuladores

 jorge mora - basta una idea-02

Las ideas son la fuerza más poderosa de la que dispone el ser humano,

ellas se atrincheran en los hombres y mujeres,

desde cuando nace la razón y la palabra,

invaden la mente de y se apoderan de la vida,

para volverla parte de su sombra.

 

Detrás de una causa basta una idea, que nos lleva a,

amar sin límites,

odiar sin medida,

a avanzar entre tormentas, o

a impedir el movimiento, aunque estemos libres.

 

Ellas, las ideas, imaginan a los dioses,

inventan los infiernos,

resignifican las reliquias,

atrapan a los pueblos entre muros,

nos clasifican y nos dividen.

Leer más:BASTA UNA IDEA

Tulcán bajo la lluvia

Valoración del Usuario:  / 1

Jorge Mora Varela, presenta:

 

Tulcán bajo la lluvia

 jorge-lluvia-03 2

En este atardecer he debido extrañar,

el placer de caminar bajo la lluvia,

entre los sinuosos senderos,

que llevaban a mi pueblo.

 

Con el amanecer he comenzado a rememorar,

a mis amigos peregrinar bajo la lluvia,

por las calles de mi pueblo,

desde siempre y a perpetuidad.

 

Con el paso de los años me complace recordar,

las figuras cadenciosas y lozanas,

de las mujeres que embellecen,

mi Tulcán bajo la lluvia.

Leer más:Tulcán bajo la lluvia

LA MUERTE TENDRÁ QUE ESPERAR

Valoración del Usuario:  / 1

El realismo mágico ecuatoriano, desde el “Mundo de Simón”, presenta:

 

LA MUERTE TENDRÁ QUE ESPERAR

 2realismo mágico simón y la muerte-01

Levantarse en la madrugada del día sábado cuando el sol rayaba por la cima de la montaña, era parte de nuestra costumbre para ir a correr por los caminos que adornaban el paisaje cerca de nuestra casa.

El verano se tardó en llegar ese año y en las mañanas aún se sentía un frío gélido, por ello me tomaba unos minutos para calentar los músculos y Simón, también estiraba su cuerpo, para terminar con una sacudida de todo su peludo cuerpo, para fijar su mirada en mí, mover su cola como hélice y mover su cabeza hacia la puerta de salida a la calle.

Salíamos de casa, sin tener un rumbo fijo, esta vez tomamos el camino de piedra en medio del bosque de eucaliptos, que en las primeras horas de la mañana, tenía un aroma delicioso.

El tiempo seco, ya dejaba ver sus huellas, porque junto a la mina abandonada, era posible distinguir el atajo por el que se podía ir a un punto alto desde donde se disfrutaba del paisaje del sector en todo su esplendor y que en el invierno había desaparecido.

Leer más:LA MUERTE TENDRÁ QUE ESPERAR

EL CARPINTERO Y LOS DUENDES DE TOCTIUCO

Valoración del Usuario:  / 1

En este año la temporada de lluvia fue larga e intensa, como pocas veces había sucedido; sobre la ciudad llovía casi de manera permanente y su fuerza se incrementaba de improviso. La tempestad venía acompañada con descargas eléctricas que se sucedían con ritmo frenético, esto marcaba en el horizonte un paisaje tétrico y al mismo tiempo cautivante.

Yo estaba solo en casa e intentaba trabajar un texto en mi ordenador, pero parecía una tarea imposible, se sentía un ambiente pesado y un ruido intenso que me incomodaba; de pronto me pareció sentir como que los muebles tenían vida y se movían, en ese instante se me erizó la piel, pero al mirarlos con detenimiento, todo parecía estar normal.

EL CARPINTERO Y LOS DUENDES DE TOCTIUCO

I

En compañía de mi esposa nos dirigíamos al almacén de muebles más exclusivo de la gran ciudad, algunos amigos nos habían comentado que allí se comercializaban unos muebles bellísimos, diferentes, que rompían con las líneas convencionales y que podían embellecer todos los ambientes de la casa de una manera artística.

Allí la oferta de muebles era amplia y maravillosa, fuimos deleitándonos con las exhibiciones, mientras hacíamos cuentas entre nuestras necesidades y el presupuesto exorbitante del lugar exclusivo.

Al salir de la mueblería, me quedé mirando como un grupo de  hombres de pequeña estatura descargaban de un enorme camión un sinfín de muebles, listos para la exhibición, me hice a un lado para permitir que ingresen al local comercial.

Leer más:EL CARPINTERO Y LOS DUENDES DE TOCTIUCO

Contador de Visitas

2025256
Hoy
Ayer
Esta Semana
La Pasada Semana
Este Mes
El Pasado Mes
Todos los días
851
1677
2528
2014830
14320
63511
2025256
Tu IP de Conexión: 54.221.93.187
La Fecha: 2017-12-12
 
Copyright © 2017 © TulcánOnline 2015. All Right Reserve.
Partner of Joomla Perfect Templates