TULCANEÑA

 

“Un homenaje a las mujeres de mi pueblo”

 

Jorge Mora Varela

 

Hermosa mujer nacida de entre las mismísimas entrañas,

de las laderas sinuosas por donde corre el rio,

como hilo transparente con el que se tejen al azar,

los retazos de mi tierra en verde. 

 

Mujer de corazón ardiente, de mirada firme,

de manos diligentes y de paso presuroso,

que saben del amor y del trabajo,

como un solo verbo que se conjuga al mismo instante.

 

Mujer de convicciones claras, limpias y profundas,

que sabe del milagro del trabajo sin horario y sin medida,

que confía en el esfuerzo colectivo de las mingas,

que sabe estrechar las manos para construir regazos en plural.

 

Guerrera de raza, luchadora sin cuartel, que no conoce la derrota,

que debió vencer los obstáculos de la panamericana,

para convertir el contrabando en un plato de comida, y

legar como la mejor herencia a sus hijos la universidad.

 

Patriota, capaz de ofrendar su misma vida,

por defender, su hogar enraizado en tierra negra,

en gestas heroicas como el "26 de mayo”,

sin temor, sin bajar la frente, ni aun frente al tirano.

 

Con una sonrisa bendice el día de trabajo de su compañero,

que sabe y valora el esfuerzo de todas las jornadas,

al morir de la tarde espera su retorno para ofrecerle sus brazos y,

que sabe embellecer como ella sola todas y cada una de sus noches.