Parque Isidro Ayora

Dadas las condiciones topográficas de la ciudad, a inicios del siglo XX las autoridades locales hablaban de construir un nuevo barrio en el Ejido Norte de Tulcán.

La urbe se extendía en la falda noroccidental de la colina Santiago y la plaza principal estaba apenas rodeada de casas y edificios vetustos.

El terremoto de 1923 causó graves daños, por lo que los habitantes norteños confluyeron en la tesis de que Tulcán necesitaba reedificarse en el Ejido Norte, por ser una zona plana y segura.

El 22 de diciembre de 1926 el Presidente Provisional de la República, Isidro Ayora, en Sesión Solemne organizada por el Ilustre Concejo Municipal, del cual era presidente don Julio Martínez Acosta, hizo público el deseo del Gobierno Nacional de contribuir a la construcción de la nueva ciudad en el sector norte.

El 14 de enero de 1927 el Presidente Provisional mediante decreto otorgó a Tulcán una cantidad de 150.000 sucres para la compra de los terrenos.

Aunque la construcción total se terminó alrededor de 25 años después. 

De ahí el motivo de llamar al parque construido en los terrenos donados por el Gobierno Nacional como el Presidente que decretó la construcción de la nueva ciudad: “Isidro Ayora”.

Dadas las condiciones topográficas de la ciudad, a inicios del siglo XX las autoridades locales hablaban de construir un nuevo barrio en el Ejido Norte de Tulcán.

La urbe se extendía en la falda noroccidental de la colina Santiago y la plaza principal estaba apenas rodeada de casas y edificios vetustos.

El terremoto de 1923 causó graves daños, por lo que los habitantes norteños confluyeron en la tesis de que Tulcán necesitaba reedificarse en el Ejido Norte, por ser una zona plana y segura.

El 22 de diciembre de 1926 el Presidente Provisional de la República, Isidro Ayora, en Sesión Solemne organizada por el Ilustre Concejo Municipal, del cual era presidente don Julio Martínez Acosta, hizo público el deseo del Gobierno Nacional de contribuir a la construcción de la nueva ciudad en el sector norte.

El 14 de enero de 1927 el Presidente Provisional mediante decreto otorgó a Tulcán una cantidad de 150.000 sucres para la compra de los terrenos.

Aunque la construcción total se terminó alrededor de 25 años después. 

De ahí el motivo de llamar al parque construido en los terrenos donados por el Gobierno Nacional como el Presidente que decretó la construcción de la nueva ciudad: “Isidro Ayora”.

El arquitecto de este espacio urbano fue Arq. Gato Sobral y el diseño se puede apreciar desde el cielo. Lo peculiar del parque es la posición de la estatua de Abdón Calderón a caballo, toda la escultura se sostiene únicamente sobre una de las patas del animal y practicamente está flotando en el aire. Dentro del parque existió una hermosa laguna sobre la cual pequeñas barcas paseaban a los ciudadanos, años más tarde se cambiaron por piletas.

En el centro del parque también reposa un reloj de sol que marca la hora, su diseño original aún se conserva a pesar de las remodelaciones que durante medio siglo se dieron en estos espacios.

 

Fuente: Blog Verónica Paguay Recalde