Los sucesos nacionales y sus expresiones grotescas que se dan a conocer sin empacho, ni vergüenza en la vida cotidiana, en los noticieros de radio y en la TV, reflejan de cuerpo entero el rostro de la educación y la cultura de los ecuatorianos.

QUIERO ECHAR AL TACHO EL SISTEMA EDUCATIVO PARA REINVENTARLO DE OTRA MANERA

QUIERO HECHAR AL TACHO EL SISTEMA EDUCATIVO-02

Es evidente que la educación, marca el comportamiento privado y público de los actores sociales, que son producto de los que se enseña en los hogares, la escuela, el colegio y las universidades del país.

Y aparece como denominador común una serie de manifestaciones que demuestran que los paradigmas con el cual nos educamos son un fracaso, en todos los órdenes, sean estos familiares, comunitarios, cívicos, políticos, sociales o culturales.

Entonces como explicamos los niveles generalizados y normalizados de violencia, corrupción, exclusión, incapacidad para la creatividad, inhabilidad para el trabajo solidario y cooperativo, con comportamientos civiles erráticos, que terminan con la difícil e insegura convivencia ciudadana en ciudades caóticas, anti estéticas, disfuncionales y olor a orines.

Por ello quiero proponer una ruptura del sistema educativo como tal y echar al tacho de la basura los elementos de la forma y manera como nos educamos, que apuntalan y soportan el fiasco del sistema educativo que está al servicio de una sociedad individualista, ajena, desencarnada de sí misma y por lo tanto fracasada.

 

No puede seguirse pensando desde lo personal, familiar, social o político, como él único camino posible, sea el éxito económico individual a cualquier costo, sin responsabilidad social, ambiental o cultural, como la meta a perseguir y alcanzar.

 

  • Hijos híper educados, tutelados, tutorados, en manos de terceros y al final sin futuro.

Con familias y sobre todo niños forzados a utilizar servicios educativos que se hacen cargo de los pequeños seres humanos que están en manos de terceros desde los primeros días de nacidos, condenados a pasar en instituciones de educación formal o informal desde los niveles preescolar, escolar, media, superior, universitaria de pregrado y posgrado, con una infinidad de cursos especiales en períodos de vacaciones, para adquirir todas las destrezas posibles, cursos de preparación para entrar a los colegios, universidades, para terminar su vida educativa al filo de los treinta años, tutelados, tutorados, atendidos, pero sin oportunidades de crecer o alcanzar la madurez, incapaces para luchar, ni crear, en medio de una sociedad que NO los necesita.

Por estas razones deseo mixturar algunos momentos luminosos de la inteligencia humana de todos los tiempos, que incluyen a la antigüedad y a la modernidad del siglo XXI, para proponer un sistema educativo que transforme y que corrija los efectos nocivos de una educación que debió repensarse sobre todo cuando la globalidad, el desarrollo económico, tecnológico y comunicacional desembocasen en lo que tenemos y entendemos como educación.

Propongo:

  • Eliminar al menos el 60% de contenidos que en el siglo XXI, son inútiles, porque los jóvenes los tienen y los superan por la disposición de esos conocimientos sus propias manos en el internet.

Reemplazarlos con contenidos integrales como:

o   Convivencia entre diferentes,

o   Respeto y defensa de la vida,

o   Desarrollo de una cultura de PAZ,

o   Respeto a la naturaleza,

o   Cuidado y convivencia con los animales,

o   Desarrollo de conceptos de ciudadanía y de gobernabilidad,

o   Desarrollo de expresiones artísticas y estéticas,

o   Desarrollo de cultura cívica y ciudadana,

o   Fomento de la comunicación multilingüe y multicultural,

o   Fomento de la movilidad ciudadana para ir o recibir.

 

  • Eliminar los exámenes individuales

Reemplazarlos por preparación, puesta en marcha y verificación de resultados de proyectos grupales en ámbitos sociales, ambientales, comunicacionales de derechos humanos, científicos o de cualquier índole, que tengan efectos transformadores en el ámbito de influencia del grupo que lo presenta.

 

  •  Eliminar el sistema de calificaciones individuales

Reemplazarlos con la consecución de objetivos grupales y reconocer los logros de mayor impacto colectivo.

 

  • Eliminar el trato clientelar con los estudiantes,

que convierten a los jóvenes en tiranos con todos los derechos y sin obligaciones, expertos en aprobar y NO en aprender

Reemplazarlos con procesos formativos de grupo, que busque el desarrollo de capacidades de lucha individuales al servicio de su grupo o su comunidad.

 

  • Eliminar la sobre oferta educativa formal e informal.

Reemplazarla con la posibilidad que el ser humano joven tenga la oportunidad de vida de hogar al menos hasta la entrada a la escuela.

Legislar para crear plazas de empleo suficientes y que los jóvenes puedan acceder al mundo laboral con el máximo de su potencia física, mental y productiva.

 

Creo que con estas transformaciones sustantivas, se podría transformar al sistema educativo, para que corrija los efectos nocivos que paralizan el desarrollo de los pueblos y en este caso particular de los ecuatorianos.

 

Jorge Mora Varela