PRESENTACIÓN DEL LIBRO

“ESCULTURAS EN VERDE

De FRANCISCO FRANCO CARRANCO

 

Por: Federico Mera Cevallos

Nacido en Tulcán el 3 de diciembre de 1942

Hijo de don Carlos Mera Román y Julia Cevallos Montenegro

Estudio en la escuela de los Hermanos Cristianos de Tulcán

Bachillerato en el colegio Nacional Bolívar de Tulcán

Estudios superiores en la Escuela Superior de Policía 1962 - 1965

Con el grado máximo de General Inspector y 34 años de servicio

Doctor en Jurisprudencia de la U. Central del Ecuador 1984

Estudios en Japón, Israel, Alemania, España, Estados Unidos, Brasil.

Ministro juez de la corte de justicia policial.

Agregado a la embajada de Ecuador en Colombia.

Jefe del estado mayor de la Policía Nacional

Comandante general de la Policía Nacional Subrogante.

Presidente de la sociedad de genealogía del Ecuador.

Casado con Graciela Cecilia Villota Bolaños

Hijas: Nathalie, Elena y Geovana

Nietos: Karla, Sebastián, Martín, Daniela, y Juliana.

Señoras y señores, muy buenas noches:

Francisco Franco Carranco, nos trae en sus manos una interesante y hermosa obra que él la titula “Esculturas en Verde”, se trata de un trabajo especial sobre el cementerio municipal de Tulcán que lleva el nombre de su padre “Don José María Azael Franco Guerrero”.

Nos relata sobre su historia y el proceso, de su construcción, el cementerio de Tulcán, fue fundado en 1932 para reemplazar el antiguo panteón de la Loma de Santiago, que fue afectado en el terremoto del 1923.

El nuevo panteón, se fundó en terrenos de 8 hectáreas al Noreste de la ciudad, cumpliendo con la norma general de la época que exigía que los cementerios se ubiquen fuera de las zonas pobladas con el fin de evitar epidemias.

La obra de los jardines que ocupan casi la mitad del camposanto, fue iniciada por Don José María Azael Franco Guerrero en el año 1936, cuando autoridades y personalidades de la Provincia del Carchi y de su capital, la ciudad de Tulcán, tuvieron una visión a futuro construir un jardín para que allí reposen en paz los restos de nuestros seres queridos que nos anticiparon en su viaje eterno.

Fotografía: Marco Villacorte Fierro

Las esculturas en Verde del Cementerio de Tulcán, fueron creadas por Don José María Azael Franco Guerrero, cuando desempeñaba el cargo de Jefe de Parques de la ciudad. El Escultor en Verde, Azael Franco, inicio la obra creativa en forma técnica y sistemática en el parque principal de la ciudad de El Ángel, apoyado por el Presidente del Concejo Municipal del Cantón Espejo, el Dr. Cástulo Elías Cadena Urresta.

Por el valor artístico que presentaba la Obra el Comandante Federico Guerrón, Presidente del Concejo Municipal del Cantón Tulcán, en el año de 1936, le propone como Jefe de Parques, habiendo aceptado la insinuación y respaldo de Autoridades del Concejo, como el Comandante Julio Martínez Acosta y el Dr. Manuel Jesús Burgos. Además tuvo la colaboración en la siguiente Administración del Dr. Neptalí Guerrero Sosa, que permitió realizar la Obra “Escultura en Verde”, reconocida a nivel nacional e internacional por su valor artístico único en el mundo.

Don Azael Franco con gran vocación se enrumba con el cultivo e investigación en búsqueda de la belleza artística en las plantas. Perfecciona su técnica de escultura en verde bajo la orientación científica de Félix Tamayo Galárraga, Ingeniero Agrónomo y Astrónomo, especializado en los Estados Unidos, conocimientos que puso en práctica en agrimensura en la Hacienda, La Rinconada del Cantón Espejo.

Fotografía: Marco Villacorte Fierro

Este cementerio jardín, tiene 309 figuras en verde, que representan la flora y fauna del Ecuador, son réplicas de figuras precolombinas como la Tolita, Chorrera y Valdivia; y también de la civilización de las culturas romana, griega, inca, azteca y egipcia, divididas en dos zonas, la primera ubicada en la parte frontal cementerio conocido como parque de los Recuerdos, y la segunda ubicada en la parte posterior bautizada con el nombre del Altar de Dios.

Por su belleza artística, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador acuerda:

DECLARAR A LAS ESCULTURAS EN VERDE DEL CEMENTERIO DE TULCÁN COMO BIEN PERTENECIENTE AL PATRIMONIO CULTURAL DEL ESTADO.

El Cementerio por su valor artístico y como reconocimiento a su Autor desde el 10 de octubre del 2005, el Consejo del Gobierno Municipal resolvió aprobar por unanimidad la Ordenanza de Nominación del Cementerio de Tulcán, con el nombre del maestro creador de la Obra” Escultura en Verde” JOSÉ MARÍA AZAEL FRANCO GUERRERO, insigne artista angeleño y carchense.

El Licenciado Francisco Franco Carranco, realiza una prolija investigación con documentos de su padre y hermano el Licenciado Benigno Salvador Franco Carranco, que acumulan la memoria por setenta años en este campo santo.

Turistas del mundo entero han admirado y admiran ésta obra de belleza sin igual, y es así como en la obra “HISTORIA ILUSTRADA DE LA JARDINERÍA” del autor inglés Anthony Julián Huxley, lo destaca como un ejemplo notable y uno de los mejores logrados del mundo del mencionado arte, con la representación de figuras de todo tipo, gracias al talento y de la dedicación de sus jardineros.

Henry C. Tosscano “Diario” DE Colombia 1950, expresa:

“POR SU BELLO CAMPOSANTO

EN TULCÁN DAN GANAS DE MORIR

UN CEMENTERIO ÚNICO EN EL MUNDO QUE INVITA A LA MUERTE”

Francisco Franco Carranco, quien se identifica con las raíces de su suelo y con la chispa artística de su padre y su difunto hermano, desea proyectar al mundo el “icono tulcaneño por excelencia” – nuestro cementerio – a través de las páginas de un libro, que será el testimonio de la bellísima presencia de nuestro Campo Santo.

Quienes nos sentimos parte física y espiritual de esta ciudad saludamos este esfuerzo realizado por Francisco, y anhelamos que ello lleve a perpetuidad las esculturas que identifican a nuestro cementerio, símbolo del pensamiento siempre noble y creativo de los tulcaneños.

La gratitud es una oración silenciosa que cuando la pronunciamos desde el centro de nuestra alma, actúa como un mensajero, que transforma las ambiciones y peticiones personales, en una bendición. La gratitud que Francisco ha dedicado a tu padre, a su madre y a su hermano, lleva a las alturas de las más elevadas frecuencias vibratorias del alma.

Por todo éste análisis, queremos los carchenses residentes en Quito expresar nuestra felicitación y nuestro agradecimiento por haber traído ésta obra escrita y con fotografías que dicen toda la maravilla de ese icónico cementerio de nuestra querida tierra TULCÁN.

El Doctor Luis Enrique Fierro en sus comentarios, expresa:

"Esculturas en Verde, custodio de nuestros ancestros, la Elegía de la Tarde, el Astillero Azul y el Arenal sin huellas que recorrimos juntos, compendio de amor, arte y ternura, expresión de la frágil y eterno.

Aquí se escucha al coro en concierto de quienes elevaron anclas, y se fueron como la tarde con su bagaje de sueños".

Francisco ha cumplido con el mandamiento de honrar a su padre y a su madre, en un acto de amor y solidaridad, propio del pueblo carchense.

Señoras y señores, gracias.