LA POSTERGACIÓN DE LA MUJER HISPANOAMERICANA POR LA HERENCIA FRANQUISTA ESPAÑOLA.

Me agradan las clases en mis cursos universitarios, donde la mayoría de estudiantes son mujeres que se preparan en la parte académica, para asumir su rol en la sociedad y lo hacen con determinación, en igualdad de condiciones y sin prejuicios, como si la herencia excluyente, abusiva y misógina de la España conservadora de los siglos XIX y XX y del catolicismo medieval no las hubiese podido alcanzar.

 

Me alegro que el modelo legal y beatífico del pasado por fin vaya muriendo, aunque todavía quedan rastros del machismo que fue legitimado por las leyes humanas y que era indiscutible por “ser mandato por la voluntad divina” expresado en los dogmas eclesiales, que consolidaron las bases sociales y políticas de la desigualdad de derechos entre el hombre y la mujer.

Sin embargo en la sociedad ecuatoriana aún quedan rastros del mundo que dejó la herencia colonial conservadora y eclesial que normaba la vida social y familiar en la España del siglo XIX y la mayor parte del siglo XX.

En el año 1.958, la sección femenina de la Falange Española determinaba una serie de principios en los que se determinaba el rol que la mujer debía ocupar en la sociedad y en el matrimonio:

Para el hombre y su mundo patriarcal era obligación de la mujer por ejemplo preparar y tener la comida lista para cuando él regrese del trabajo, no incomodarlo con temas banales o de la casa y recibirlo arreglada, agraciada y dispuesta.

La mujer debía crear en la casa un ambiente agradable para el hombre al que debía sonreírle, complacerle, escucharle y dejarlo hablar o respetar su silencio, recordando que los temas de conversación del hombre son más importantes que los suyos, no debía pedir explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones económicas, él era el amo de la casa.

El ultraconservadurismo Franquista español dejó una huella profunda en la sociedad española y sobre todo hispanoamericana, donde sus principios aun influyen en las bases sociales que tienen el ascendiente de algunas facciones de la iglesia conservadora y que de a poco deben morir, para darle paso al pleno desarrollo de la mujer y todo su potencial creador, en LIBERTAD, que incluye la de su propio ser y esta es una tarea pendiente en el Ecuador.

Los invito a escuchar el texto en audio del autor español Edmundo Fayanás en el Podcast: Descripción de DOBLE CARA. El sexo y la moral en el siglo XIX y la España del Franquismo, en: Audio

 

Jorge Mora Varela