RICHARD CARAPAZ  Y LA RUEDA DE PRENSA

 

Las ruedas de prensa permiten a los “héroes deportivos”, retomar su rol de seres humanos, normales, reales como cualquier ciudadano que tiene la oportunidad de mostrar sus ideas.

De manera particular la rueda de prensa de Richard Carapaz, en la ciudad de Quito, luego de vencer el Giro de Italia N° 102, nos permite mirar a nuestro deportista, en los términos del fundador de la psicología histórico-cultural, el psicólogo de origen ruso Lev Vigotsky “al ser humano, su historia  y su cultura”.

Escuchar a la persona que razona y se expresa desde su intimidad, le da solidez a su gran imagen de triunfador, pero sobre todo dejó entrever la manera como los seres humanos de provincia, en este caso de la Provincia del Carchi enfrentamos los avatares de la vida.

El diálogo con la prensa, nos permitió escuchar a un joven ponderado, claro en sus ideas, confiado en sus decisiones, que le permiten alcanzar, los resultados y los sueños, producto del trabajo planificado, la disciplina individual y de la habilidad para trabajar en equipo, que nada tiene que ver con la milagrería, ni los regalos divinos; esta característica a mí de manera particular me complace y me identifica.

Con frecuencia los pueblos pequeños tienden a sujetar a su hijos a sus espacios y a sus tradiciones, sin embargo un hecho que rompe con esta premisa cultural es que Richard Carapaz, tomó la decisión de irse, de aprender de los otros y de adaptarse, para poder crecer, para romper el techo de cristal que no permite ampliar la mirada, los objetivos, los métodos y los logros.

Creo que este es el gran secreto de Carapaz y es la herencia del entrañable ciclista Juan Carlos Rosero (1.962 - 2.013), que ya avizoraba desde su época deportiva, que esa era la clave del éxito, volar alto, no solo sobre los cielos de su pueblo o de su patria, sino sobre los cielos de los que saben volar más alto y que por el momento están lejos, muy lejos de las fronteras.

Entonces vender la bicicleta o romper el “cepo” era la manera de hacerlo y es la vivencia no solo es de Richard, sino de todo un pueblo sabe que tiene que sacrificar algo personal para cumplir los sueños.

Me alegra el triunfo de mi coterráneo, pero me complace sobre manera, que esta sea la oportunidad, para que todo el país y el mundo identifique (Al Playón, El Carmelo, Tulcán, el Carchi, el Ecuador), nos conozca y nos valore.

Por esta razón quiero estrechar la mano de Richard Carapaz y agradecerle porque cuando él es protagonista en las competencias internacionales, también nos muestra y el mundo nos identifica.

Ahora solo resta pedir que el pueblo carchense, en cualquiera de sus manifestaciones sociales, culturales, deportivas o de cualquier índole, esté a la altura de las circunstancias.

 

Jorge Mora Varela

 

Fotografía Richard Carapaz de: El Universo