Como el éxodo masivo de venezolanos, es una realidad que involucra a los pueblos de la mayoría de los países del continente americano y algunos países de Europa, me permito sugerir al gobierno ecuatoriano, proponga y promueva una CUMBRE de presidentes, que incluya a Nicolás Maduro, para hablar de la migración masiva de los venezolanos.

 

¿QUÉ HACER CON LA MIGRACIÓN VENEZOLANA EN EL ECUADOR?

 

Si le hacemos caso a las redes sociales se tienen dos opciones claras:

  • Los dejamos entrar a todos sin restricciones, los protegemos, los alimentamos, los regularizamos y les damos trabajo en igualdad de condiciones a cualquier ciudadano venezolano que lo requiera y por todo el tiempo que ellos quieran, les damos la ciudadanía y los incluímos en los planes de vivienda.

 

  • O les impedimos la entrada y los expulsamos a todos, porque nos quitan el empleo, nos incomodan y se incrementa la inseguridad ciudadana.

¿__?

Por la serie de características que particularizan el fenómeno de la migración de los venezolanos, debe ser mirado y entendido de forma integral.

Sin embargo me faltan algunos elementos que ayuden a enfocar el fenómeno social que ha venido a distorsionar el precario camino del Ecuador hacia el futuro propuesto por el gobierno y sus tibias políticas, para tratar de encauzar la vida de los ecuatorianos por los siguientes tres años de gobierno.

La salida masiva de la población, en su mayoría joven de Venezuela, producto de la situación política y económica, hacia la mayoría de países de toda América, a más de Portugal, España e Italia y por supuesto el Ecuador, distorsionaron de manera imprevista todos los planes de gobierno de cualquier país, que se vea afectado por el éxodo masivo de los venezolanos, porque ellos son una fuerza laboral en potencia y suelen ser víctimas de los inescrupulosos que los contratan como fuerza laboral a menor precio, de manera que son víctimas de  la explotación laboral y además afectan a la demanda de trabajo de los países donde arriban.

Por estas razones, me parecen ridículas, ineficaces e inexpresivas las declaraciones y las decisiones de los  gobernantes, de limitarse a pedir pasaporte, o limitar la entrada de estos ciudadanos, o a abrir un corredor humanitario para facilitar el paso de estos seres humanos, o las de sugerir una consulta popular para solucionar los problemas estructurales del país en crisis.

Hace falta de los gobernantes de los países que reciben el flujo migratorio, una posición clara, contundente, consensuada y definitiva y en nuestro caso del gobierno ecuatoriano, NO solo del Presidente de la República Lenín Moreno Garcés.

El gobierno debe asumir una posición política, económica, humanitaria para enfrentar la emergencia humanitaria, porque nosotros mismos al interno del país somos un cúmulo de contradicciones, como así lo demuestran las posiciones contrapuestas del Ministerio del Interior y la Defensoría del Pueblo.

Como el éxodo masivo de venezolanos, es una realidad que involucra a los pueblos de la mayoría de los países del continente americano y algunos países de Europa, me permito sugerir al gobierno ecuatoriano, proponga y promueva una cumbre de presidentes, que incluya a Nicolás Maduro, para hablar de la migración masiva de los venezolanos, porque ya no es un dificultad para Venezuela, se desbordó de sus límites y alcanzó a la región y es continental, que afecta de manera significativa el normal desarrollo de los pueblos y que va camino de agravarse a niveles no deseados de violencia.

Por esto es que los gobiernos deben actuar con inteligencia y con políticas coherentes y consensuadas a nivel interno y externo.

Si una de las políticas del Presidente ecuatoriano Lenín Moreno, es la de utilizar el diálogo, como el mejor medio para solucionar las dificultades. Le solicito que él promueva una cumbre mandatarios, para que los países discutan e implementen las políticas pertinentes con coherencia, que permitan manejar de manera consensuada este fenómeno de forma integral y que les permita encontrar soluciones de corto, mediano y largo plazo para manejar el éxodo migratorio en la región, donde se incluya y se involucre Venezuela y esta NO asuma una actitud distraída o ajena al fenómeno de exclusión de sus propios ciudadanos.

O los mandatarios y los gobiernos se ponen de acuerdo al interno de sus propios países y entre entre ellos a nivel regional y continental o se podría desatar una violenta crisis social y económica en toda la región.

 

Jorge Mora Varela