Guillermo Andrés Mora Mejía, nace con la POESÍA y la LITERATURA, con una propuesta de poemas góticos hechos a su manera y esa herencia corre por su sangre, la de una familia de poetas como el inolvidable WILMER EDUARDO MORA.

 

 

LA VISTA

Si perdiera la vista,
mi amada, no te apartes de mí vista,
sostenme en tus manos y se mi guía,
deja que mis brazos posen en los tuyos
y tus pasos guíen nuestro futuro.

Si pierdo la vista mi amada
no quiero ser una carga,
pero quiero que seas tú mi farol que me iluminara
en mi sendero oscuro lleno de fallas.
Fortaléceme el oído,
no dejes que pierda el sentido
dime te amo con un suspiro,
déjame escuchar tus latidos.

Fortalece mi tacto,
sostén fuerte mi mano,
déjalo danzar en tu cuerpo callado
dejándolo rozar hasta el punto sagrado.

Fortalece mi olfato,
déjame perseguirte por tu perfume intacto,
único aroma que mi cuerpo ha guardado
para tenerlo fresco y en ello adorarlo.

Fortalece mi gusto,
el dulzor de tus labios delicados,
necesitare tus besos de encanto,
como droga o como hechizo conjurado.

Junta todo en un abrazo y…

Fortalece mi alma hasta lo más alto
y te demostrare que todo puedo superarlo,
a tu lado poder llegar a nuestros sueños anhelados.

Mi amada, si pierdo la vista
Con mi voz que nada puede callarla te diría…
quédate a mi lado, porque te amo.