Mientras manejaba por la ciudad rumbo a la iglesia, leí en una valla publicitaria un texto que no pude entender, entonces le pregunté a mi hija si sabía de que se trataba, ella de manera natural lo consultó en el internet desde su teléfono e inmediatamente sabíamos a que se refería aquel mensaje impreso.

¿LOS VIEJOS vs LOS JÓVENES?

 

LOS PADRES, SACERDOTES Y PROFESORES

VS

EL INTERNET, LAS REDES SOCIALES Y LOS NATIVOS DIGITALES

 

Aquella simple vivencia, me dejó pensando respecto a mi nivel de conocimientos y sabiduría  como padre y como profesor, porque me enfrentaba a unos  actores  capaces de poner al alcance de la mano de las personas una cantidad gigantesca de información visual, escrita, auditiva, interactiva, en red, presente, pasada,  futura y  global, a través de internet y las redes sociales.

Llegamos al templo para participar de la ceremonia religiosa, no podía dejar de mirar a los jóvenes y meditar sobre la brecha que separaba el mundo adulto formado alrededor del barrio, el pueblo, la escuela, la iglesia y la familia y el mundo joven, con el internet y las redes sociales.

 

Por primera vez tuve conciencia del ABISMO que la modernidad había  creado entre los que NOsomos nativos digitales y que tenemos el poder y la autoridad  y me pregunto ¿la verdad, el saber y la razón?....  y quienes SI son nativos digitales, como tendencia los más  jóvenes, participes de un mundo sin fronteras, sin límites y sin referentes.

No pude dejar de sonreír, al pensar en los adultos, satanizando la modernidad, para intentar retomar el control y la credibilidad  sobre la vida de los noveles, para librarlos del peligro de un nuevo mundo que tiene otras reglas de juego, desconocidas para nosotros, llena de incertidumbre, de pecado, de inseguridad o de maldad…..

Y los jóvenes intentando construir y mostrar su vida en las redes sociales como el Face…, con una cantidad grande de amigos virtuales a quienes no hace falta conocer, visitar o tocar, adoptando creencias, estilos de vida o comportamientos globales, uniformes y anónimos, ajenos a los modelos impuestos por los padres, profesores y sacerdotes.

Sería fácil, pero errático e irresponsable tomar partido por uno de los dos grupos; creo que vivimos un momento de transición y que lo saludable es mirarse,  acercarse y consensuar un mundo donde podamos convivir de la mejor manera posible los NO y los SI nativos digitales.

 

 

Jorge Mora Varela