BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA VIDA DE SOR MARIA XAVIER CALLE AL CELEBRAR SUS BODAS DE ORO

 

Con sencillez de corazón y profunda humildad agradezco a Dios, padre creador, por la vida de mi hermana y porque Dios por su voluntad divina le invitó a consagrarse a Él y le colmó de generosas bendiciones sobre ella, la congregación y la familia.

Sor María Xavier, hija de Benjamín Calle y Zoila Calle, nació en un hogar modesto donde se vivía un clima espiritual y fraterno, es la quinta hija de diez hermanos, cinco varones y cinco mujeres, de ellos, el Señor se dignó llamar a dos hermanos; Carlos Olmedo, sacerdote franciscano y María Xavier Calle hermana de la providencia.

Inició sus estudios primarios en el Colegio La Providencia de la ciudad de Azogues, el testimonio de vida de sus maestras religiosas y la formación católica fueron fortaleciendo la fe, el amor a Dios, juntamente con otros valores.

Continuó sus estudios secundarios en la misma institución y al cursar el primer año de bachillerato, a los 16 años de edad, entró como aspirante a la vida religiosa, luego viajó a Quito para ingresar al postulantado y continuar con el noviciado; en 1971 con alegría y confianza en Dios emitió sus primeros votos, luego completó sus estudios secundarios en el Normal maría Auxiliadora de Quito, una vez graduada fue designada a Bahía de Caráquez a desempeñar la labor educativa, años después le cambiaron a Riobamba y Ambato; en 1978 hizo la profesión perpetua, entregándose al amor providente de Dios para siempre.

En 1985 recibió el cambio a Quito, donde siguió trabajando en el campo educativo en diferentes instituciones de la congregación; La Providencia, la Inmaculada, San José, Santa Teresita y simultáneamente con su misión educativa aprovechó el tiempo para realizar estudios universitarios en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, obteniendo dos licenciaturas: Una en Ciencias de la Educación y la otra en Filosofía y Teología, más tarde obtuvo un diplomado, una especialidad y una maestría en pedagogía en la Universidad Técnica Particular de Loja.

En 1997 fue enviada a la Escuela Santa Cruz de la Providencia, ubicada en el sector de la ecuatoriana , una escuelita naciente, los niños cursaban el cuarto año de educación básica, Sor María Xavier con preocupación  y confianza en Dios asumió con regocijo la responsabilidad de la institución, y con la bendición de Dios, el respaldo de la Congregación, la colaboración de la comunidad educativa, mediante proyectos dentro y fuera del país se logró construir la infraestructura, se completó la primaria y se fundó el bachillerato y un fruto de la primera promoción de esta Unidad Educativa es Sor Gabriela Burgos.

En el año 2005 fue  envía a Mira en calidad de Vicerrectora del colegio Experimental León Ruales, se contaba solamente con Bachillerato, Sor María Xavier, consciente del valor de la educación integral impartida desde la niñez propone a la autoridad fundar la primaria, pero no fue posible.

En el año 2010 asume el rectorado e inmediatamente inicia el trámite ante el Ministerio de Educación para la creación de la sección primaria, con muchas dificultades se logró el objetivo gracias la colaboración de docentes e instituciones comprometidos en la causa educativa; con la existencia de la primaria se formó la Unidad Educativa Fiscomisional León Ruales.

Con mucho cariño Expreso un profundo agradecimiento a Dios por las bendiciones derramadas sobre ella, sentimientos de gratitud a la Congregación de las hermanas de la Providencia y de la Inmaculada Concepción, quien la acogió, la formó, le acompañó y depositó su confianza en la misión encargada, gracias a cada comunidad y hermanas que convivieron de cerca con sor María Xavier, animándole a seguir en la lucha diaria.

La familia, con mucho agrado ha participado de la trayectoria de vida de mi hermana, alegrándonos con sus logros y solidarizándonos con sus dificultades y limitaciones, especialmente cuando se enfermó gravemente.

Reconocemos la inmensa bondad de Dios a lo largo de los 50 años de vida consagrada y seguimos confiando en su amor misericordioso para el tiempo que el Señor se digne regalarle.

Mi familia se congratula con las hermanas que están celebrando sus bodas jubilares, que las bendiciones de Dios inunden sus corazones para que sigan trabajando con alegría en la mies del Señor y que este testimonio de vida consagrada anime a muchos jóvenes a seguirle a Jesús.

Gracias de todo corazón.

Que viva Sor María Xavier Calle

Que viva las hermanas que están celebrando sus bodas jubilares.

Que Viva la Congregación de las hermanas de la Providencia y de la Inmaculada Concepción.

Autor: Rolando Calle