SI QUIERES QUE LO RECHACE: SATÚRALO

SI QUIERES QUE LO RECHACE: SATÚRALO

La saturación y el rechazo es un fenómeno que se repite con alguna frecuencia en el Ecuador, sobre todo en los colegios religiosos, dónde de tanto rito, de tanto rezo y de tanta misa, algunos jóvenes luego de terminar sus estudios, NO vuelven a pisar un templo, al menos por sus propios medios.

Este fenómeno se repite en una diversidad de situaciones de la vida política, socio cultural, legal o religiosa.

Si quieres que lo rechace: satúralo.

En la primera y segunda década del siglo XXI, el Ecuador, se alcanzó la saturación y el rechazo político a las propuestas del socialismo del siglo XXI, implementado por la revolución ciudadana, de tanta sabatina, luego de 10 años de cantaleta, su feligresía, que disfrutaba del show político protagonizado por Rafael, alcanzó su máximo crecimiento y se estancó, no alcanzó la suficiente cota para convertirse en el partido hegemónico que hubiese podido alcanzar el poder sin dificultades por al menos un medio siglo o más al estilo cubano de los hermanos Castro y por Díaz-Canel que también sienten el peso de la saturación y el rechazo por grupos como lo propone y representa “Patria y Vida” o como parece indicar el fenómeno venezolano de Chávez y Maduro que también debería sentir el rechazo popular por las oleadas de jóvenes venezolanos migrantes que huyen del fracaso político de la izquierda venezolana.

GUSTAVO PETRO Y SU PROPUESTA DE REGULACIÓN DE LAS DROGAS

GUSTAVO PETRO Y SU PROPUESTA DE REGULACIÓN DE LAS DROGAS

 

El presidente colombiano Gustavo Petro en su primera intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, ha hecho un aporte diferente en la forma de mirar, de discutir y abre la posibilidad de encontrar una manera alternativa para enfrentar el complejo fenómeno del narcotráfico.

Hacia la regulación, no tanto hacia la liberación o legalización total.

La política  de la prohibición y la forma de enfrentarla con vigilancia y la persecución de los traficantes por parte de las fuerzas del orden, y unas cuantas disposiciones de control en  los sistemas financieros,  han generado el efecto anacrónico del narcotráfico con todas sus secuelas en el orden de seguridad, de caos y descomposición social y familiar, problemas de salud, delitos en el sistema financiero, problemas legales, la intromisión y la apropiación de los traficantes ilegales de drogas, en los sistemas políticos de los países, con sus secuelas de mafias con poder político y amplia capacidad de maniobra a nivel nacional e internacional, violencia en todas sus vertientes más atroces y la corrupción expandida y estructural.

 

La prohibición ha llevado a las personas que trafican con estupefacientes y sus delitos conexos a las cárceles y eso no ha solucionado en absoluto el problema, es más, el negocio de administra desde los centros carcelarios.

ALCALDES PARA CIUDADES DE FUTURO

ALCALDES PARA CIUDADES DE FUTURO

De cara a las elecciones de las autoridades seccionales, me gustaría que los candidatos propongan planes y programas de campaña, no solo con políticas dedicadas de manera exclusiva para las minorías como una forma elegante de esconder sus incapacidades y sus limitaciones.

SI a las ciclovías, a la peatonalización de los centros históricos, las políticas de inclusión. NO a la tendencia a adoptar las salidas fáciles para resolver los problemas del tránsito como la imposición de los pico y placa, los hoy no circula o los contraflujos.

 

MUÉSTRAME TUS REDES SOCIALES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Desde la ficción política: Sería genial si se generalizase la práctica de pedir como requisito la revisión de las redes sociales de los candidatos que deseen optar por: un puesto de trabajo, obtener el permiso de entrada a otro país o para establecer nexos políticos o comerciales.

 

MUÉSTRAME TUS REDES SOCIALES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

 

El sacudón mediático generado a partir de las publicaciones controversiales de la ex viceministra de educación ecuatoriana Alexandra Cárdenas en sus redes sociales, me permite afirmar el hecho que:

Nada hay tan fiel a cada ser humano, como sus redes sociales.

Me agradan las publicaciones en la web, cuando son el producto de personas creativas, imaginativas, intuitivas, graciosas, inventivas, ingeniosas, innovadoras, artísticas, originales, novedosas, chispeantes.

Cuando los sigo, al menos espero que sean: gratas, alegres, ecuánimes, serenas, ponderadas, moderadas, equitativas, en lo posible imparciales, honestas, que guarden un mínimo de gusto estético, que sean veraces, creíbles, razonables y plausibles.

Por esta razón prefiero seguir y lo hago con gusto a personas preparadas, expertas, entendidas, conocedoras, especialistas, que demuestren que están capacitadas, que sean competentes.

Tengo particular inclinación por las personas ilustradas, y de buen humor, al tiempo que sean documentadas, entendidas, sapientes, que muestran que han leído y lo han hecho con suficiencia e inteligencia y por ello sean eruditas, instruidas, cultas, creíbles.

Tengo particular rechazo por las personas tóxicas, acomplejadas, prepotentes, violentas, irrespetuosas, acosadoras, abusivas, pendencieras, amenazantes, agresivas, manipuladoras.

Prefiero alejarme de las personas tontas, hipocondriacas, hipersensibles, maniáticas, melancólicas, pesimistas y tristes.

Me causan desconfianza las personas fanáticas, las dogmáticas, las creyentes ciegas, las personas en extremo fervorosas, piadosas, místicas, milagreras, así mismo me repelen las personas charlatanas, cuentistas, embaucadoras.

Me dan urticaria las personas insultadoras, las injuriadoras, las que no tienen empacho en ultrajar, agraviar u ofender.

Me repelen las personas mentirosas, embusteras, farfullas, farsantes, calumniadoras, cuentistas, fuleras, tramposas, charlatanes, enredadoras, liosas, maquiavélicas, patrañeras, injuriadoras, insultadoras, ofensivas y ultrajadoras.

Prefiero huir de las personas bobas, tontas, badulaques, idiotas, ilusas, cortas, estúpidas, imbéciles, ingenuas, lelas, lerdas, necias, simples, taradas, zopencas o zoquetes.

Me causan rechazo las personas imprudentes, precipitadas, indiscretas, inoportunas, insensatas, temerarias, irresponsables, descuidadas, negligentes, irreflexivas, atolondradas o incautas.

Prefiero no acercarme a las personas ignorantes, desconocedoras, desinformadas, inconscientes, analfabetas o poco leídas.

En las redes sociales hay personas a las que parece no importarles aparecer como personas groseras, antipáticas, desatentas, atrevidas, malhabladas, bruscas, chabacanas, desatentas, descortés, guarras, insultantes, irrespetuosas, malsonantes u ordinarias.

Hay personas a quienes les importa la imagen que proyectan en sus redes sociales y hay otros que NO, como en la vida misma.

Por esta razón la práctica que al parecer se impondrá como tendencia en todo el mundo, la de revisar las redes sociales de los candidatos a un puesto de trabajo, o para obtener un permiso de entrada a otro país o hasta para encontrar pareja sentimental.

En fin: muéstrame tus redes sociales y te diré quién eres.

 

Jorge Mora Varela

 

 

LA CREATIVIDAD DE LOS ESCRITORES ESTÁ EN CRISIS

LA CREATIVIDAD DE LOS ESCRITORES ESTÁ EN CRISIS

En principio hacer un “remake” de una obra literaria de una pieza musical de un film parece una idea adecuada, una nueva versión de una película, de una canción, de una obra teatral o literaria.

Los justificativos parecen plausibles: ser inclusivos, políticamente correctos, adaptarlos a las exigencias de los nuevos tiempos.

La idea parece ser exprimir un tema por todos los costados, un ejemplo que vino con mi juventud y que nunca me agradó, fueron las historias “pre”, como la de los pequeños Picapiedra de los años 80s del siglo XX, las aventuras de Superboy, todas las sagas, las historias de varias generaciones de cualquier tema.

La última novedad del siglo XXI, es la de ser inclusivos, y para ello en las historias conocidas, los clásicos, se ha puesto de moda, por ejemplo: cambiar el color de los personajes, diversificar la orientación sexual de los protagonistas, responder al discurso políticamente imperante, véase las nuevas versiones de la “sirenita” o la de “Pinocho”.